Compartir

Especialmente en invierno es fundamental tener el coche preparado para las condiciones de lluvia, nieve, viento o hielo que pueden surgir. Norauto, la cadena de mantenimiento y equipamiento integral del automóvil, ofrece una serie de pautas que hay que tener en cuenta para que el automóvil esté listo para afrontar este tipo de situaciones. En todo caso, se pueden dar ciertas circunstancias de especial peligrosidad donde la mejor opción es no coger el vehículo.

10 PUNTOS PARA PREPARAR EL COCHE PARA EL INVIERNO

1. Comprueba el aceite (encuentra qué aceite puede necesitar cada coche)
2. Revisa los filtros (de aceite, el del habitáculo, el de aire…)
3. Los niveles de líquidos (de la dirección asistida, limpiaparabrisas, anticongelante y líquido de frenos). Norauto recomienda un lavaparabrisas específico para invierno si se va a acudir a zonas con especial frío.
4. El estado de los neumáticos (la profundidad del dibujo mínima es de 1,6 mm pero lo recomendable es que esté en 3 ó 4 mm). Comprueba también el inflado de las ruedas. Hay que seguir las indicaciones del fabricante teniendo en cuenta siempre la carga.
5. Consulta las previsiones meteorológicas. Si se va a ir a montaña o zonas de sierra, se debe acudir con los neumáticos preparados para zonas de nieve, ya sea con neumáticos de invierno, cadenas de nieve metálicas o textiles (más fáciles de usar). No conduzcas por zonas de nieve si no cuentas con cadenas o neumáticos de invierno, especialmente si su utilización es obligatoria.
6. El estado de las luces, tanto las de posición como las de cruce, largo alcance, antinieblas, luces de freno e intermitentes. Desde Norauto se recomienda llevar las luces de cruce encendidas durante todo el día. En invierno, las horas de nocturnidad aumentan y las condiciones atmosféricas hacen que la visibilidad se vea mermada.
7. Estado de las pastillas y discos de freno, así como el estado de los amortiguadores de suspensión. Se recomienda que estos puntos sean revisados por un profesional de la mecánica.
8. Situación de las escobillas. Con la lluvia, es muy importante que funcionen bien y que estén en buen estado para retirar el agua correctamente.
9. La batería. Comprueba que está en perfecto estado. Se recomienda llevar pinzas o un cargador si se va a realizar un viaje largo.
10. Revisa que toda la documentación está en orden y que cuentas con lo necesario en el coche para actuar ante una emergencia (chaleco reflectante y triángulos), así como para poder resolver un pinchazo (rueda de repuesto, reparador de pinchazos, gato, llave de seguridad de las ruedas, una llave de cruz…).

Por último, Norauto aconseja verificar que se lleva lo necesario en el vehículo para los desplazamientos: cadenas de nieve o neumáticos de invierno si se va a circular por zonas de nieve, un botiquín de primeros auxilios, la documentación del coche, los triángulos, chalecos reflectantes y herramientas básicas para poder cambiar una rueda.