Compartir

Hoy en día, conseguir un seguro
de moto barato
puede resultar bastante sencillo, gracias en gran medida a
la tecnología existente. Incluso, pueden revisarse por Internet distintos
comparadores, en pos de averiguar cuál es más recomendable para nuestro caso, o
se adapta a las exigencias de lo que buscamos, si lo que queremos es blindar
legalmente a nuestro vehículo a dos ruedas. A fin de cuentas, y como bien
sabrán, no se puede circular en nuestro país en motocicleta si ésta, no está
debidamente asegurada a ojos de la Administración.

Actualmente, los seguros low cost (de bajo coste) son toda una
realidad, si bien antes de que nos aventuremos a reclamar el primer precio que
nos encontremos en la parrilla, será preferible que tengamos una serie de
cuestiones bastante claras. Si desatendemos el “estudio” previo de algunos
factores, puede resultar con el tiempo contraproducente, tanto en términos
económicos, como incluso a ojos estrictamente prácticos, por haber contratado
un seguro que verdaderamente no se adaptaba del todo a lo que teníamos en
mente, a lo que se venía buscando con carácter previo a la contratación
definitiva del producto.

A continuación, se enumerarán algunas Claves que esperamos
sirvan de ayuda al potencial contratante para una futura gestión de esta
índole, así como para otros lectores simplemente interesados en conocer con más
certeza algunos entresijos que rodean al mundo de los seguros.

Antes de decantarnos por uno u otro producto, no estaría mal atender a estos
elementos:

  • Elija bien su modelo y
    cilindrada
    : debemos tener en cuenta que no necesariamente una moto
    será más cara por ser nueva, ya que atributos como la potencia, la
    cilindrada y el modelo influyen notablemente en el precio final del
    seguro. Los de mayor precio son las que están entre 500-1000 cc (alta
    siniestralidad) y las que disponen entre 75-100 cc, a menudo, conductores
    jóvenes, con porcentajes más elevados de siniestralidad.
  • Compare entre productos
    parecidos
    : ayudará a evitar que acabemos pagando más de lo necesario
    por el seguro de nuestra moto. No por ello tenemos que pasar por alto las
    coberturas, ya que no siempre nos ofrecen las mismas. Estaría bien
    detenerse en este punto. No podemos comparar de igual a igual dos seguros,
    si uno de los mismos incorpora asistencia en carretera, y el otro no
    incluye tal servicio, por ejemplificar un supuesto práctico.
  • Atento al precio
    definitivo
    : en primer lugar, debe estar seguro de que el tarificador
    que estamos utilizando, sea fiable a todas luces. Las aseguradoras nos
    pedirán muchos datos personales (edad, antigüedad con el permiso de
    conducir, etc). En el supuesto de que hayamos consultado una póliza en un
    tarificador poco caracterizado por la fiabilidad, nos encontraremos
    probablemente con una tarifa más orientativa que definitiva.
  • Forma de pago:
    guarda relevancia el hecho de saber qué forma de pagar nos saldrá mejor en
    cuanto a precio se refiere. A veces, desembolsar la prima en un solo pago,
    puede repercutir en un abaratamiento del total, si lo llevamos a
    comparación con el pago fraccionado, por plazos. Sin embargo, cada persona
    o familia será la encargada de determinar por qué modalidad de pago se
    inclinará, ya que las circunstancias en casa caso que se precie son
    diferentes. Por eso, no podría establecerse a ciencia cierta como único,
    un exclusivo modo de pago como el más óptimo.

¡Mucha suerte al contratar el seguro de su moto!