viernes, 18 septiembre 2020 10:06

Izquierda Socialista de Madrid reclamó revisar fiscalización de la Casa Real

Izquierda Socialista de Madrid, corriente interna del PSOE, ha pedido al Gobierno central “articular las mayorías necesarias para poner en marcha un proceso de reforma constitucional que elimine la excepcionalidad en la que vive el Rey, para circunscribir la inviolabilidad del Jefe del Estado a los actos derivados del ejercicio de su cargo y a la fiscalización de su actividad económica como el resto de los organismos administrativos”.

Según apuntan en un comunicado, es necesario “clarificar el ámbito en el que los actos del Jefe del Estado no son atacables e introducir medidas de transparencia en aquella parte de su asignación que corresponde a los presupuestos del Estado”.

“En este momento, la opacidad económica de la Casa Real es total. La presunta participación de la familia real en la titularidad de cuentas y fondos de inversión en paraísos fiscales, revelada por la prensa, es un escándalo insoportable”, manifiestan en este escrito.

Expresan asimismo que no hay que perder de vista “la perspectiva de una consulta sobre la forma del Estado al pueblo español”, pues aseguran que “el pacto constitucional instaura el principio de igualdad ante la ley a la vez que el principio de la diferencia entre ciudadanos por razón de nacimiento”.

“La mera existencia de un monarca es incompatible con la concepción de ciudadanía que debería caracterizar a un Estado social y democrático de Derecho”, añaden a renglón seguido.

Ven esto como una “contradicción interna” sobre “la que sustancia el comportamiento de los monarcas en la historia”. “Es esta contradicción la que explica las interpretaciones de los letrados del Congreso y Tribunales, los cuales no hacen sino consagrar y mantener la diferencia constitucionalmente establecida, la interpretación del pacto al más puro estilo del 78”, lamentan.

“HUIDA” DE JUAN CARLOS I

Para Izquierda Socialista de Madrid, “los últimos acontecimientos vinculados a la huida al extranjero de Juan Carlos de Borbón, tras la acción de la justicia europea, evidencian esta tara antidemocrática que recoge la Constitución de 1978”.

“Cabe preguntarse hoy si este pacto sigue vigente o si corresponde a nuestra generación imaginar un nuevo proyecto de país. Un país en el que todos y cada uno de sus ciudadanos sean iguales ante la ley. Un país en el que la inviolabilidad no representa impunidad ante delitos comunes, como son los de corrupción”, han añadido.

Entiende Izquierda Socialista que “los actos de un jefe de Estado nunca pueden considerarse actos privados, sobre todo cuando legitimidad le viene por herencia familiar y no por elección”. Así, ven “las actividades económicas vinculadas a paraísos fiscales y de relaciones personales de Juan Carlos I” como “un insulto para la sociedad española, que no olvidemos, asigna parte de la recaudación de sus impuestos a su Casa”.