Compartir

1Contratar la potencia adecuada para reducir la factura de la luz

Todos los ciudadanos tienen miedo al momento en que abren el buzón y se encuentran con un sobre con el logotipo de la energética con la que tienen contratados sus servicios de electricidad.

Hay que decir que es inevitable encontrarse con esta situación. No obstante, el trago puede ser más llevadero si la cifra que vemos en el final de la hoja es menor de lo que imaginábamos.

Por ello, es conveniente tener en cuenta una serie de pautas tan cotidianas que, a veces, se pasan por alto y que pueden ayudar a reducir la cuantía de la cuenta

Puede sonar algo obvio, pero miles de euros se desperdician entre todos los contratantes debido a que no se usa la potencia acordada. Lo recomendable para saber qué potencia es la que necesita cada uno, según los expertos de mipodo.com, es acudir a los libros de instrucciones de los electrodomésticos instalados para averiguar qué gasto supone su funcionamiento.

Al hacerlo, tocará tirar de calculadora para sumar el consumo total de los aparatos que sueles usar con más frecuencia, añadiendo, eso sí, un margen para la iluminación y otros dispositivos que requieran una menor potencia.

Si el resultado de estos cálculos se aleja mucho de lo que se tenía contratado, tocará valorar otras ofertas de potencia más acorde al uso empleado.

Atrás