Compartir

El 88% de los españoles almacenamos información importante, confidencial y muchas veces irremplazable en nuestros aparatos como contraseñas, mensajes, fotografías, contactos y otros tipos de archivos. El 27% afirma, además, que guarda información en sus dispositivos que no le gustaría que nadie más viese, según una encuesta elaborada por Kaspersky Lab y B2B International sobre el uso del móvil y riesgos de seguridad.

Enfrentamos el móvil a robos o fugas de datos como  contraseñas del banco y otros asuntos sensibles que guardamos en su memoria. Pueden ser hackeados o incluso, gracias a una incursión que no esperamos, podemos ser espiados en nuestras pequeñas o grandes miserias. Los dispositivos que usan redes WiFi abiertas son particularmente vulnerables a estos ataques. Sin embargo, poca gente toma medidas para reducir el riesgo.

1Tienes patrón de seguridad pero tus dedos quedan marcados en la pantalla 

Otro estudio de una compañía inglesa de seguros llamada Protect Your Bubble asegura que los usuarios con pocas luces no protegen el móvil con algún patrón o contraseña: Hasta el 62% de los usuarios europeos no utiliza ninguna medida de seguridad. Pero incluso así, no hay que ser House o Sherlock Holmes para saber que patrón de seguridad con pulsaciones tienes grabado en el móvil. Sobre todo si no te limpias las manos después de comer el bocadillo de chorizo o de mortadela con aceitunas.

Es verdad que un poco más de la mitad de los usuarios españoles, el 55%, según el primer informe en que nos basamos, aprovecha las medidas de seguridad que vienen con el dispositivo como el bloqueo remoto o la función de ‘encuentra mi dispositivo’.

Comparando este dato con al anterior, observaremos que somos menos confiados que el resto de ciudadanos de la UE y es que no pocos hacemos caso de la recomendación de los expertos de elegir contraseñas seguras y poco obvias -por favor huye de tu fecha de nacimiento-.

Pero los ladrones vocacionales aprovechan cualquier resquicio. De tanto usar el patrón nuestros dedos dejan huellas en la pantalla que a veces son fácilmente identificables a simple vista y otras se puede realizar gracias a la ayuda de una cámara de alta definición con flash no deja duda. Es decir, si utilizas un patrón, limpia la pantalla con asiduidad.

Atrás