Compartir

2Los hielos

Uno de los complementos para que el gin-tonic sea perfecto son los hielos que se deben echar al vaso con la única finalidad de que mantenga la bebida fría constantemente. Pero no hay que poner más cantidad de la normal, pues entonces dificultaría que se beba y tampoco tienen que ser demasiado grandes ni demasiado pequeños, sino buscar el punto medio. Hay quienes recomiendan echar entre tres o cuatro, dependiendo de cómo sea el tamaño de estos. Hay que tener especial cuidado si los cubitos son caseros porque habría que mirar el cloro y las sales que contiene el agua, por lo que se recomienda hervirla antes de congelarla para que quede perfecta a la mezcla de ginebra y tónica.