Compartir

Siguiendo una serie de trucos seremos capaces de ahorrar en agua y luz. Consejos básicos que harán que nuestra factura se vea recortada.

1Bajar la potencia eléctrica contratada

Reducir las facturas de luz, agua y gas es una tarea diaria que podrás lograr si sigues una serie de trucos. Lo primero que hay que hacer es comprender tus recibos, en el caso de la electricidad, según datos de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) el 37’48% de lo que pagamos es lo que realmente consumimos, el 21’38 son impuestos y el 41’14 restantes son los famosos peajes (subvenciones energías renovables, pago a distribuidores, ayuda a las islas, transporte…).

Una de las formas de reducir la factura de la luz la encontraríamos dentro del porcentaje fijo de cada mes, en el que se encuentra la potencia fija contratada. Ajustarla a nuestras necesidades puede traducirse en un ahorro de hasta 300 euros anuales, ya que por cada vatio que reduzcas, ahorrarás unos 35 euros al año. Si quieres lograr este recorte en tu factura, mira en ella qué potencia fija tienes contratada y calcula cuánta necesitarías. Para ello, puedes utilizar las calculadoras de potencia que las empresas (Endesa, Iberdrola…) tienen en sus páginas webs o hacerlo con un aparato de medición.

Atrás