Compartir

La locura de algunos influencers parece no tener límite a la hora de buscar nuevos seguidores.

El último ejemplo lo encontramos en Varsovia, donde una joven de 17 años no dudó en romper a martillazos una estatua de 200 años de antigüedad con el único objetivo de lograr más seguidores.

Las imágenes, que se han convertido en virales, podría acarrear a la modelo una pena mínima de seis meses de prisión.

Como se puede apreciar en las imágenes, la joven debió de pensar que era algo muy gracioso porque no para de reírse mientras comete semejante ataque contra el patrimonio artístico de su país en el Swiss Valley Park de Varsovia.

Arrepentida, ya se ha disculpado: “Lo que ocurrió ayer no tenía que haber pasado y lamento lo que hice, en serio. Soy tan estúpida. No voy a comentar por qué lo hice, porque se trata de un asunto privado, pero quiero pedir perdón a todo el mundo”.