Compartir

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha dedicado su último discurso del año a la independencia y a los llamados presos políticos del ‘procés’ que, según dice, “son víctimas de la injusticia”.

Tras denunciar que 2018 termina con una situación política gravísima, Torra ha llamado a la unidad de los secesionistas a los que ha pedido “rebelarse contra la injusticia y derribar los muros de la represión”.

En el discurso de Fin de Año emitido este domingo en TV3, Torra se ha mostrado confiado en que “el pueblo de Cataluña sabrá encarar un año que será decisivo para todos, porque sabemos cómo hacerlo, con la determinación del primero de octubre y la fuerza colectiva de dignidad del 3 de octubre”.

REACCIÓN DEL GOBIERNO

El Gobierno insistió este lunes en que responderá con “diálogo y ley” al “monólogo independentista”, después de que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, arengara en su discurso de fin de año a “sublevarse ante la injusticia” y “realizar el mandato democrático de la libertad”.

En respuesta a dicho discurso de Torra, fuentes del Ejecutivo se remitieron al enfoque y los términos que vienen caracterizando los plantamientos del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el conflicto nacionalista catalán. Sánchez ya llamó “monólogo” a las 21 demandas que le pasó por escrito Torra en la reunión que mantuvieron el pasado día 20 de diciembre en Barcelona.

“Sobre la intervención de este domingo del president Torra, nuestra respuesta es la que ya hemos dado: dialogo y ley, frente al monólogo independentista. Dentro de la Constitución y con los valores propios de una democracia, hay salidas para resolver los problemas y necesidades de todos”, puntualizaron las fuentes mencionadas.

“Hemos de estar en el diálogo y pensando en los problemas reales de los ciudadanos, de todos los catalanes, no sólo de una parte”, subrayaron desde el Gobierno español, ante la constatación de que las posiciones que hizo suyas anoche Torra en un discurso que en principio debía tener carácter institucional reflejan exclusivamente las de la mitad independentista de la sociedad catalana.