Compartir

El padre de Julen, confía en que los expertos rescaten con vida al pequeño que cayó el pasado domingo en un pozo minúsculo en Totalán (Málaga), al tiempo que ha denunciado la escasez de medios con las que se han contado hasta hace pocas horas.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, acompañado por Juan José Cortés, se ha mostrado roto y ha señalado que tanto su mujer como él están muertos “pero con la esperanza de que mi hijo salga vivo del pozo”. Según ha afirmado está convencido de que han sido las denuncias que ha formulado ante los medios de comunicación las que han provocado que esto se haya “movilizado” y ahora está “viendo un poco de luz”.

José ha querido mostrar su agradecimiento a todos los que buscan a su hijo, GREA, Bomberos, empresas, y ha hecho una mención especial al colegio de psicólogos del 112 y al padre de Mariluz Cortés. Sobre su apoyo ha señalado que “él sí me puede decir sabemos lo que estás pasando”.

José no ha podido hablar a las cámaras de qué pasó, ni de cómo es su hijo, pero sí lo ha podido hacer a lo largo de la mañana, vía telefónica en distintos programas.

José no ha ocultado tampoco su malestar por aquellos que cuestionaran que su hijo cayó en el pozo. En una entrevista concedida a ‘Espejo Público’, después de que se haya confirmado que se ha encontrado pelo del niño, el progenitor se ha referido a los técnicos que lo cuestionaron y ha asegurado que cuando todo esto acabe, “Mi hijo está ahí, que nadie lo ponga en duda. Voy a tomar las medidas pertinentes”.

El padre de Julen habla en ‘Espejo Público’ después de que se encuentre pelo del niño en el pozo: “Esto está lejano pero se ve algo de luz” ► https://t.co/nQr6spe6ND

 

En una entrevista a ‘La Sexta’ sí ha encontrado fuerzas para relatar el horror que supuso escuchar al pequeño dentro del pozo. “El agujero estaba tapado por dos piedras (…) le escuché llorar y le dije ‘tranquilo, que papi está aquí’, pero no sabía la profundidad que tenía el pozo”, ha confirmado.

En declaraciones a ‘La Sexta’ ha asegurado “soy defensor de la Guardia Civil y veo a todos trabajando allí sin descanso para intentar sacar a mi hijo del pozo, pero no hay medios”. Es más, según su versión, “los bomberos no tenían cámaras” y a su entender, si las hubieran tenido “el tapón que se han encontrado lo habrían visto desde primera hora”, pero añade, “bajaron con un móvil y con una cámara GoPro”.

También, Remedios, la abuela de Julen, ha querido hablar en ‘Espejo Público’, en el que se ha mostrado deseosa de que rescaten al niño y que salga como sea. Rota por el dolor, ha criticado que se haya puesto en duda a su yerno sobre el verdadero paradero del niño, y le ha defendido.

Asegura que no tienen fuerzas, ni pueden comer y que su hija, la madre del pequeño, apenas habla, y que sólo repite “otro no, otro más no”, en referencia al primer hijo que perdieron por un infarto, a los 3 años edad.

A raiz de estas dos tragedias, Remedios asegura que no cree en Dios “porque ha sido muy injusto” con ellos.