Compartir
'GH'

‘Gran Hermano VIP’ entra en su recta final y la gala de este jueves discurrió con gran intensidad para disfrute de los espectadores, con una última expulsión del concurso, los enfrentamientos en plató, las acusaciones de Garó a Verdeliss, y la visita de antiguos integrantes de la casa de Guadalix.

Finalmente se cumplieron las quinielas y el último expulsado por la audiencia fue a Asraf que no pudo frenar las lágrimas para ocultar su decepción y reconoció que se sentía “jodido” porque “tenía ilusión por ganar”.

Sus compañeros, Miriam y Koala le despidieron con un abrazo y mucho más frío se mostró Suso, que tras haber desenmascarado su amistad en unos vídeos, le deseó que le fuera bien fuera.

“No pienso que sea un mal niño, pero desde luego que ese no es el camino para ser mi amigo en la vida. La gente debe aprender que, cuando yo tenga novia, se debe respetar a mi pareja”, aseguró.


Aurah había entrado en la casa para comentar con Suso lo que más le preocupaba sobre su relación íntima con Asraf, después de que en su anterior visita le hubiera alertado acerca de que no era un buen amigo.

Tras asumir la noticia de la expulsión, el que fuera Mister Universo, y uno de los concursantes más polémicos de esta edición, entró en plató dispuesto a responder a todas las críticas  y defender su papel. Así Asraf volvió a reafirmarse en que  Chavelita y él se liaron en el ‘edredoning’ de principios del concurso, al tiempo que le llamaba mentirosa y era respondido por la misma Isa Pantoja y Omar.

Tras las acusaciones de Omar, Tony Spina le reprochaba que era muy poco caballeroso por decir que ha “estado con una chica cuando es mentira. Y aunque fuera cierto, tampoco deberías de decirlo. ¡Qué vergüenza!”.


Mientras, en la casa de Guadalix se quedaban solos los tres finalistas, Suso, Miriam y el Koala, que protagonizarán la final del próximo jueves 20 de diciembre.

Pero la Gala 16 de ‘GH VIP’ volvió a arrojar un tenso encuentro entre Ángel Garó y Verdeliss, enemigos manifiestos mientras convivían en la casa. En esta ocasión, el humorista comenzó a hostigar a Verdeliss metiéndose en una conversación con Mónica Hoyos y le advertía que tuviera cuidado “para no molestar al bebé”. Un comentario que le criticaron el resto de los presentes.

Sin embargo, Garó continuó acusando a Verdeliss de haberse quedado embarazada para entrar en el reality “¿Tú no me dijiste a mí que tu afición a tener hijos te metió en ‘GH VIP’? “.  Algo que desmintió rotundamente  “Mi afición no, solemos contar dos personas para tener un hijo. Y no, no te lo he dicho nunca eso. Nunca, porque no es así, es falso”.


En ese momento, el presentador, Jorge Javier Vázquez, entró en la conversación para desmentir a Garó en nombre de la productora Zepelllin. Pese a ello, el humorista mantuvo su acusación “no sé a qué tanta ofensa. Me vais a hacer volver a repetir lo del último programa. Ella me confesó eso porque al tener siete hijos está habituada a dar a luz que es una gloria de Dios. Lo que no me gusta es el conductismo que tú haces, la situación que tú tienes en Internet” y terminaba lanzando un llamamiento  para que fuera el Defensor del Pueblo a hablar de sus hijos. Después dijo “Adiós” y abandonó el plató.

Tras la salida de Garó, Jorge Javier afeó su conducta “se está convirtiendo en algo habitual en él. Soltar sus criticas, machacar a su enemigo y largarse, sin derecho a réplica. Está muy feo”.