Compartir

Nuevo capítulo en las desavenencias públicas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama Melania.

Ocurrió este martes cuando ambos posaban ante la prensa para que les hicieran fotos. Aunque se desconoce lo que había pasado en los minutos previos, lo cierto es que la cara de Melania era un poema. El gesto serio de ella chocaba frontalmente con la sonrisa que mostraba él.

Por ello, Trump no dudó en pedirle a su pareja que cambiara de gesto, algo que ella apenas hizo. Tan solo esbozó una pequeña sonrisa que muchos la han definido como una “cara de asco”.