Compartir

Sara Carbonero se ha traslado a Madrid para continuar con el tratamiento médico que precisa, tras haber sido operada de un tumor maligno en el ovario. La periodista no estará sola en estos duros momentos.

Según publica ‘Lecturas‘, la presentadora, su marido, Iker Casillas, y sus dos hijos Martín y Lucas, han abandonado Oporto para continuar con la batalla contra el cáncer que será larga. Al parecer, según fuentes cercanas, los médicos no han decidido cuál será el tratamiento completo, pero dan por hecho que tendrá que someterse a sesiones de quimioterapia.

La también ‘influencer’ se encuentra ya en casa recuperándose de la intervención quirúrgica a la que tuvo que someterse para que le extirparan el tumor, y según ella mismo contó en su cuenta de Instagram, le quedan “meses de lucha”.

La familia al completo se había trasladado a la ciudad portuguesa de Oporto para que el futbolista terminara su carrera deportiva, hasta que un infarto obligó a Iker a anunciar su retirada.