Compartir

La censura que se vive en Irán tiene una nueva víctima: la cantante española Rosalía.

Los sugerentes bailes y posados con los que acompaña sus fotografías y vídeos no son del gusto de las autoridades iraníes que consideran que no respetan la moral que debe primar en el país.

Por este motivo las canciones de Rosalía sí se escuchan, pero sin mostrar el rostro de la española.

Twitter