Compartir
Twitter

El cómico estadounidense, Kevin Hart, designado como el presentador para la próxima gala de los Oscar, los premios más importantes del cine internacional, ha rechazado el puesto tras la polémica que han generado unos mensajes publicados hace 10 años en los que se burlaba de la comunidad gay, y que ahora han visto la luz.


“He dicho quién soy ahora en comparación con quién era entonces”, manifestó en unas disculpas públicas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

I know who I am & so do the people closest to me. #LiveLoveLaugh

Una publicación compartida de Kevin Hart (@kevinhart4real) el

Dos días después de anunciar que le habían confirmado para presentar la gala, Hart aseguró que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas le había pedido que escogiese entre disculparse por los tuits o el trabajo. Hart dijo que los mensajes eran de hace casi una década y que había madurado desde entonces.

En Twitter, Hart se disculpó con la comunidad LGTBI por lo que él llamó “mis palabras insensibles del pasado”.

“Lamento haber lastimado a la gente”, agregó. “Estoy evolucionando y quiero seguir haciéndolo. Mi objetivo es reunir a las personas, no separarnos. Mucho amor y aprecio para la Academia. Espero que podamos volver a encontrarnos”.

La Academia tendrá ahora que buscar a un nuevo presentador para la 91° edición de los Óscar que se celebrará en febrero.