Compartir

El humorista Miki Nadal ha sido condenado por un delito de vejaciones leves a su esposa, Carolina Escámez, y tendrá que realizar trabajos para la comunidad. Según ‘El Mundo‘, la sentencia es recurrible y el colaborador de ‘Zapeando’ ha dejado el asunto en manos de sus abogados.

El pasado viernes, ‘El Cierre Digital‘, informaba de que el Juzgado de Violencia contra la mujer número 4 de Madrid había condenado al cómico por ese delito de violencia de género considerado leve, pero que le obligará también a alejarse de la tiradora olímpica. Una noticia que apartaba al presentador de su asiento en el programa de ‘laSexta’.

Tras cinco años de matrimonio, y una hija en común, la pareja ya se ha separado y se enfrenta a un difícil divorcio. Al parecer, Miki se ha instalado en un apartamento al norte de Madrid.

Fue en 2017 cuando saltaron los primeros rumores de crisis cuando Carolina perdió un embarazo y entró en una depresión. Una situación que se agravó cuando en 2018, la abuela materna denunció a Miki porque no le dejaba ver a su nieto, amparándose en la Ley de los Derechos del Abuelo, aprobada en 2003.

El distanciamiento de la pareja se constataba hace apenas una semana cuando ‘Lecturas‘ se hacía eco de cómo la deportista había borrado de su perfil de Instagram todas las fotografías con Miki Nadal.