Compartir

Nuria Roca ha sido condenada por ocultar sus verdaderos ingresos a Hacienda durante el período 2005-2010. La presentadora creó una sociedad para facturar sus gastos (Tospelat) y se fijó un sueldo muy inferior a los ingresos declarados.

Según publica ‘Cinco Días‘, que ha tenido acceso a la sentencia de la Audiencia Nacional dictada el 22 de mayo, Roca ha sido obligada a pagar dos sanciones por dejar de ingresar parte de las cuotas del IRPF de 2005 y 2006 por importe de 86.749,16 y 126.880,77 euros, que fueron calificadas como “leves”, por lo que fue sancionada con un 50% de las bases de las mismas.

Además, la presentadora perdió un recurso contra la liquidación de los ejercicios 2005 y 2006 del IRPF cuya cuantía está fijada en 309.475,66 euros.

El fallo judicial recoge cómo la sanción que le impuso la  Agencia Tributaria en 2011 ponía de relieve cómo Tospelat (de la que es administradora única con un 99,68% del capital), le había abonado 225.000 euros como retribución a lo largo de esos dos años sin un contrato firmado.

Paralelamente, los inspectores detallaban la facturación de la sociedad que alcanzaban los 668.461 y 789.096,96 euros en los ejercicios analizados. Unos ingresos ligados a la presentadora, dado que “constituía el elemento esencial de la prestación del servicio”.

Llegado ese punto, los inspectores de Hacienda denunciaron el “desequilibrio” tan grande entre lo ingresado por la sociedad y la cobrado por la presentadora.

Finalmente, la Audiencia Nacional ha dado la razón a la Agencia Tributaria al considerar que al escudarse en Tospelat, Nuria Roca pudo “eludir los tipos impositivos progresivos y más elevados del IRPF”. Asegura que no aprecia “buena fe” en la actuación de la presentadora.