Compartir

El colaborador de ‘Sálvame’, Kiko Matamoros, de 62 años, ingresaba el miércoles para ser operado de unos tumores en la vejiga en el Hospital Quirón de Pozuelo (Madrid).

En la entrada de la clínica, Matamoros atendió a los medios que hasta allí se desplazaron para interesarse por su estado. El fornido colaborador aseguró sentirse bien y se mostró relajado en las que fueron sus últimas declaraciones antes de que entrara a quirófano.

Tras la intervención, Matamoros publicó en Instagram una foto junto a su novia, Marta López Álamo, donde agradecía la atención en estos duros momentos.

“Todo ha ido bien. Muchísimas gracias otra vez a todos”, escribió Kiko.