Compartir
Twitter

Terelu Campos atraviesa un duro momento personal y profesional, pero mira con optimismo al futuro mientras se recupera de la operación de reconstrucción del pecho a la que se ha tenido que someter tras la doble mastectomía del pasado mes de octubre y de su salida del programa ‘Sálvame’. En una entrevista a la revista ‘Lecturas’, reconoce que no está siendo fácil: “Tengo pesadillas y me despierto gritando”.

La colaboradora ha posado para la revista cuando aún no ha terminado de recuperarse de la última intervención quirúrgica en la que, según ella misma ha contado, le han quitado “grasa de la tripa” y se la han inyectado en el pecho. Terelu se muestra contenta porque le han dejado “un escote muy  bonito”.

La hija menor de María Teresa Campos ha reconocido que se tranquilizó cuando los médicos le informaron de que se trataba de una operación sin heridas abiertas: “Si me llegan a decir que me tienen que abrir y rajar, digo: “¡Hasta luego, Mari Carmen!”.

Confiada en que pronto pase el dolor, Terelu ha hablado además de su marcha de ‘Sálvame’, desde que estallara en directo al no soportar las críticas que se vertían sobre su hermana Carmen Borrego. Tras apuntar que nunca dudó de su apoyo, reconoce que la tarde en que abandonó el plató sufrió una crisis de ansiedad por el difícil momento que atravesaba.

En cuanto a si se trata de un adiós definitivo al programa de ‘Telecinco’, la colaboradora asegura que “si en el futuro llegamos a determinar que ya no esté en ‘Sálvame’ para mí también será muy doloroso porque, a pesar de los encontronazos, hay lazos de afecto que son muy difíciles de borrar. Pensar en mi día a día sin Mila, sin Belén o sin María Patiño es muy duro”.

Sobre las duras palabras que tuvo hacia sus compañeros confiesa que “no me arrepiento absolutamente de nada, ni de una sola de las palabras que dije. Las dije desde el sentimiento, desde mi verdad y desde mi dolor. Aún tengo la cabeza trastocada”.

Más allá de que regrese o no a ‘Sálvame’ Terelu reconoce que su situación económica le obliga a volver a ponerse a trabajar: “Tengo que ponerme a trabajar y en breve”