Compartir
Twitter

El rey Felipe, su mujer Letizia y sus dos hijas pasaron la tarde del día 6 de enero en familia, merendando en casa de un familiar y a buen seguro, abriendo los regalos que Melchor, Gaspar y Baltasar les habían dejado.

Los cuatro se trasladaron hasta la casa que Jesús Ortiz, padre de Letizia, posee en Pozuelo de Alarcón, a las afueras de Madrid.

Desde que su hija contrajo matrimonio con el rey de España, el padre de la reina organiza una tradicional merienda el día de los Reyes Magos, a la que el matrimonio nunca ha faltado y donde se entrega a la pequeñas Leonor y Sofía los regalos del abuelo materno.

Para su desplazamiento, el Rey optó por su coche habitual, un Audi RS6 de 580 caballos con motor V10, que condujo él mismo.