Compartir
Twitter

Hace unas semanas Belén Esteban repartía las invitaciones de su inminente boda entre los compañeros de ‘Sálvame’.

Aquel día, la colaboradora de Telecinco mostraba orgullosa el diseño de su convocatoria por los pasillos de Mediaset escoltada por dos padrinos que custodiaban las preciadas invitaciones en un cofre.

La llave a su enlace destacaba por su innovador diseño: una placa de acero con un corazón, las iniciales de los protagonistas y un pequeño texto grabado.

Pues bien, detrás de este aparente gesto inocente, se esconde poderosa razón: la colaboradora no confía en el entorno de su futuro marido y prefirió ser ella la que desvelara como serían las invitaciones antes de que lo hiciera un familiar de Miguel, tal y como desveló Gustavo González, en la tarde del lunes, en ‘Sálvame’.