Compartir

 Blanca Suárez y Mario Casa pasaron una noche de cine este miércoles en Las Rozas.  Los actores aprovecharon sus vacaciones para acudir a uno de
los estrenos más relevantes del verano, Misión Imposible: Fallout.

Cuando acabó la película la pareja abandonó la sala a las once de la noche, un poco antes que el resto de los espectadores, cuando las luces aún no se habían encendido y continuaban
los créditos, para no ser reconocidos, según apunta 'La otra crónica'.

Después de esto, cenaron en uno de los restaurantes de comida italiana Ginos.

Aunque cada día es más fácil encontrarles juntos, es la
primera vez que se les ve desde el pasado 8 de julio cuando asistieron al
desfile LGTBI en Madrid.

No hay rumores de crisis, la relación se va afianzando cada día más. Entre
las idas y venidas de sus vacaciones veraniegas la pareja aprovecha para dedicarse el mayor
tiempo posible.