Compartir

El equipo responsable de la próxima gira de la artista norteamericana Britney Spears ha prohibido cualquier rastro de alcohol en el backstage de cada concierto del circuito. No parecen estar dispuestos a que las adicciones de la intérprete arruinen su trabajo .”El equipo de Britney ha marcado unas líneas muy estrictas de que no se sirva nada de alcohol en el backstage, porque quieren mantenerlo alejado de ella, pero también de muchos de sus bailarines, que no tienen edad para consumirla”, ha declarado una fuente cercana a Spears según 'Page Six'. “Los empleados de su gira pueden esperar muchas normas», explicaron, y aseguraron que algunos bailarines tenían problemas de adicción y tenían que ser evaluados periódicamente.

La gira llevará a la cantante a ciudades como París, Oslo, Londres, Dublín, Berlín y otras ciudades europeas.