Compartir

El rey emérito Juan Carlos I no para de crear polémicas. Son bien sabidos todos los escándalos del primer rey de nuestra democracia, desde las numerosas amantes de éste, los safaris en medio de la crisis, y ahora la imputación de una de sus más famosas amantes en una trama de corrupción.

Pero todos estos escándalos están afectando no solo a la Casa Real como institución, sino ya a nivel personal y físico del monarca. El rey emérito sufrió una crisis de ansiedad que necesitó atención médica, a costa de las últimas revelaciones en los desfalcos del AVE a la Meca, y la intervención de la que fue su amante, Corinna.

La Familia Real va a dar todo el apoyo posible a Don Juan Carlos, incluida la ya reina emérita Sofía, que está relegada a un segundo plano en esta trama de amantes del que todavía es su esposo. La Reina estuvo informada de la relación desde el principio de la misma en 2004, y las implicaciones de Corinna y el Rey en concesiones por representar a España en el mundo, como fue por ejemplo el contrato de construcción del AVE a la Meca, y casos de corrupción como el caso Noós.