Compartir

El olvidado Frank Cuesta no podía dejar pasar una oportunidad como esta.

Tras el recate de los 12 menores y su entrenador en la cueva de Tailandia, país donde este 'cazador de serpientes' reside, Cuesta no se ha mordido la lengua y ha hecho público su malestar a través de una carta publicada en Twitter  con el título de 'Los héroes no juegan al fútbol'. En ella carga contra el entrenador y los menores a los que tilda, entre otras cosas de “irresponsables” y para los que pide un castigo.