Compartir

El colaborador de Sálvame, Kiko Hernández está de enhorabuena tras haber ganado su contencioso en los tribunales contra María José Campanario que denunció a Hernandez  por supuestamente haber dañado su honor.

Durante el juicio, que comenzó el pasado 9 de mayo, Campanario alegó que el colaborador de Telecinco hizo público su diagnóstico de fibromialgia después de haber estado ingresada en un centro psiquiátrico, hecho que vulneró su derecho a la intimidad. Por ello, la mujer de Jesulín reclamaba 50.000 euros, tal y como informa 'ABC'.

El juez no ha contemplado delito, y de momento se ha pronunciado a favor de Hernández. Por el contrario, obliga al pago de la costas procesales a la Campanario.