Compartir

Conrad Murray, el médico que fue encarcelado en relación a la muerte de Michael Jackson, asegura en unas grabaciones que el famoso cantante fue “castrado químicamente” por su padre para mantener su tono de voz cuando todavía integraba los Jackson Five, conjunto que formó junto al resto de sus hermanos, informa 'The Blast'.

El médico califica al progenitor de Michael, Joe Jackson como “uno de los peores padres de la historia” y asegura que el hecho de que fuera castrado químicamente va más allá de las palabras” y le desea lo peor: “Espero que Joe Jackson haya encontrado la redención en el infierno”.

Según el médico, Michael le confesó que había recibido inyecciones de hormonas para retrasar la pubertad y mantener su voz aguda. 

Murray fue condenado y cumplió dos años en prisión tras haber sido acusado de homicidio involuntario del famoso músico en junio de 2009.