Compartir

Tras una semana y media recluido en la prisión de Brieva (Ávila), Iñaki Urdangarín ha recibido su primera visita. 

Ha sido su madre, Claire Liebaert, la primera persona en visitar al condenado. Liebaert se desplazó 300 kilómetros desde su residencia en Vitoria hasta la prisión para interesarse por su hijo, condenado por el caso Noos a 5 años y 10 meses de prisión, según ha informado 'El Confidencial Digital'.

Su mujer, la infanta Cristina permanece en la ciudad de Ginebra (Suiza) en compañía de sus dos hijos.