Compartir

Conchita Wurst, ganador de Eurovisión en 2014, ha dado un cambio radical a su aspecto. 

Apenas queda rastro de su larga melena y barbas morenas, y sorprendió a propios y extraños con un pelo color rubio platino y con escaso vello en la cara, uno de sus rasgos más característicos. Fue durante una gala benéfica en Viena, Austria,para recaudar fondos para combatir el sida.