Compartir

El último gesto de Taylor Swift no ha pasado desapercibido. Lo ha tenido con una fan llamada Alexis que, por culpa del ataque de epilepsia que le dio en pleno concierto, se perdió a su cantante favorita en directo.

La cantante estaba actuando ante más 60.000 personas, cuando la joven fan comenzó a convulsionar debido al ataque de epilepsia que estaba sufriendo. Los paramédicos tuvieron que personarse de inmediato en el lugar para llevársela y estabilizarla.

Lo que no se imaginaba la pequeña era que su historia llegaría a oídos de Swift y que ésta le haría uno de los mejores regalos de su vida: invitarla al meet & greet del backstage.

Fueron los paramédicos que trataron a Alexis los que se encargaron de que Taylor Swift supiese de su historia. La historia de Alexis se ha viralizado y ha aparecido en diversos medios de comunicación tanto locales como internacionales.