Compartir

Se cumplen 5 años desde que el cámara Mario Biondo, quien contrajo matrimonio con la mediática Raquel Sánchez Silva, apareciera ahorcado en la casa que compartían y la investigación concluyera que se trataba de un suicidio, algo con lo que la familia de Biondo nunca estuvo de acuerdo.

La familia del cámara llevan 5 años intentando demostrar que  su hijo no se suicidó y que en realidad fue un asesinato. Los Biondo, originarios de Sicilia (Italia) han logrado que el caso se reabra en su país natal, despertando viejos fantasmas en la periodista, tal y como aseguran desde la revista 'Semana'.

Cuando sucedieron los hechos, Raquel se alejó del foco mediático y estuvo recluida en la isla de Formentera, en busca de la paz interior y del sosiego necesario para afrontar una nueva vida. A los 7 meses de la muerte de Biondo, la presentadora unció una relación sentimental con Matías Dumont, productor argentino con quien tuvo a sus mellizos

Raquel Sánchez Silva ha logrado volver a sonreír y ha sido ejemplo de fortaleza y discreción a lo largo de todo este tiempo, y a pesar de los Biondo.