Compartir

La seguridad para Taylor Swift vuelve a ser una preocupación, y es que después de lo sucedido con un supuesto acosador en su casa, la cantante de Pensilvania no ha querido escatimar en seguridad para no volver a pasar el mal trago que tuvo que vivir. Esta vez, el acosador, pudo acceder a su casa llevando consigo una soga, un cuchillo y munición.

La cantante ha pedido una orden de alejamiento contra el hombre que, actualmente, se encuentra desaparecido. El nombre del hombre es Julius Sandrock y fue detenido cuando le encontraron en los alrededores de la casa que Taylor Swift tiene en Los Ángeles. Además de los objetos nombrados anteriormente, las autoridades encontraron en su coche guantes de látex y máscaras.