Compartir

El padre de la ex actriz Meghan Markle, Thomas Markle, no acudirá finalmente al enlace matrimonial entre su hija y el príncipe Harry que tendrá lugar el próximo sábado 19 de mayo en la capilla St. George del castillo de Windsor.

Apenas una semana después de haber sido dado de alta en el hospital por el ataque al corazón que sufrió, la razón por la que no asisitrá se debe a que fue destapado su participación en un montaje con un paparazzi, tal y como ha declarado en la revista estadounisense 'TMZ'.

Según asegura 'Lecturas', Markle habría pactado recibir 100.000 libras a cambio de fotografías pactadas en las que aparece visitando una página web sobre la boda, algo considerado como traición por parte del príncipe Harry.

Desde el primer momento, Thomas Markle ha corroborado que lo único que quería era mantener el control de su imagen y no causar ningún daño ni a su hija ni a la familia real británica. De este modo, ha pedido disculpas y ha decidido no acudir a la ceremonia, en la que debería llevar a Megan al altar.