Compartir

El ex representante de Belén Esteban, Toño Sanchís, es el protagonista de la revista 'Semana', a la que ha concedido una entrevista después de su derrota en el juicio contra la colaboradora de 'Sálvame' sobre las consecuencias derivadas del contencioso.

Toño Sanchís, condenado a pagar 600.000 euros a Belen Esteban, asegura que Esteban “no ha podido, ni podrá, con su trabajo ni su familia” aunque al mismo tiempo se sincera sobre las repercusiones financieras: “He asumido que puedo perder mi casa” decía resignado. 

Su familia, consciente de los problemas que está atravesando, está recibiendo “ayuda psicológica” ante el ataque “personal y profesional constante” que Toño dice estar sufriendo actualmente. Por último, dice que la próxima víctima de Belén será Miguel, su actual pareja: “Estoy convencido de ello”.

Por otra parte, Belén Esteban saca pecho de su victoria diciendo que a Toño “le pudo la avaricia” y que está “acabado”. De no pagarle, corrobora que “pondrá a subasta su domicilio”. La casa de Toño Sanchís, en la que viven su mujer Lorena Romero y sus cuatro hijos, sería embargada en caso de que se declare insolvente su empresa de representación, Agencia de Servicios Lorant S.L.