Compartir

Kim Kardashian ha publicado su primera foto familiar en Instagram desde la llegada de su tercera hija, Chicago. Con rostros tranquilos, e incluso un poco serios, la familia West-Kardashian posó al completo para la sesión de fotos en un jardín.

“No creo que entendáis lo realmente difícil que es hacer una buena foto de familia. Esto es todo lo que conseguimos antes de que los tres niños comenzaran a llorar. Creo que yo también lloré”, explica en las redes sociales la influencer estadounidense.

SÓLO UN FALLO: SAINT

Saint, no mira a cámara. Ese es el único fallo que hay en la foto. Por lo demás, la foto es perfecta.

La más famosa de las Kardashian eligió un vestido de tubo largo hasta los tobillos, mientras que padre e hijos los hombres se decidieron por lo clásico: camisa blanca y pantalón negro. La hija más mayor aparece con una rebeca roja y unas sandalias.