Compartir

Aida Domenech, más conocida como Dulceida, se ha colocado en la picota digital después de las fotografías que ha colgado en redes sociales de su viaje promocional por África.

La 'instagramer' ha realizado una batería de publicaciones de su estancia en distintas zonas del continente, muy criticadas por denotar una escasa sensibilidad.

“Una hora con ellos no ha sido suficiente. Feliz por haberlos hecho sonreír. Ahora tienen nuestras gafas de recuerdo, yo sus sonrisas y el tiempo con ellos”, escribía como acompañamiento a una de las imágenes (en la que muestra a tres niños que lucen las gafas de sol) en un Stories de Instagram.

Los “haters” -así los llama- no han tardado en responder a la publicación. Se podía leer de todo en las respuestas públicas de Twitter:

Así ha respondido la 'influencer':