Compartir

La presentadora de 'El Programa de Ana Rosa' ha retomado esta mañana su actividad frente a las cámaras tras los días de descanso propios de Semana Santa. La periodista se ha tomado con humor saber que ha sido denunciada por el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

El motivo de la denuncia es la difusión de una serie de mensajes que Puigdemont envió de manera privada al móvil de Toni Comín, exconseller de Salud, en los que aseguraba que “esto se ha terminado” en relación a la independencia y a la república catalana después de la aplicación del artículo 155.

'El Programa de Ana Rosa' publicó esos mensajes en exclusiva, gracias a la posibilidad de que tuvo un equipo de enviados especiales de poder grabar la pantalla del móvil del Comín sin que él lo supiera.

Ana Rosa ha asegurado que “la Constitución española reconoce el derecho a comunicar libremente información veraz por cualquier medio de difusión, pero además, señores Puigmont y Comín, me gustaría plantearles las siguiente preguntas:

– ¿Ustedes ejercen a un cargo público? Sí, son diputados porque no han renunciado a su acta e incluso se imaginan miembros del Govern en el exilio

– ¿Hablan en los mensajes de temas privados o personales? No, hablan de asuntos de interés general que afectan a más de 7 millones de catalanes y a 47 millones de españoles

– ¿Se captaron los mensajes accediendo a su móvil de forma torticera o en un espacio privado? No, se trataba de un acto público plagado de periodistas

Paradójicamente apelan ahora a esa ley que tanto desprecian y que se han saltado sistemáticamente. Afortunadamente en un país democrático hay separación de poderes. Está el poder Ejecutivo, el Legislativo (las leyes que ustedes se saltan) y el Judicial, del que se fugan. En democracia, no lo olviden, hay un cuarto poder que vigila a los otros tres, aunque a veces lo pague caro. Es la prensa. Nosotros seguiremos informando y defendiendo la libertad que ustedes usurpan a quien no piense igual”, ha asegurado.