Compartir

Mónica se define como una artista polifacética que se ha ido construyendo a base de mucho trabajo, mucha dedicación y algunas oportunidades que se ha cruzado en el camino “Yo sólo era una bailarina en activo haciendo lo que me gustaba, pero apareció 'Un paso adelante' en mi vida”. Actualmente colabora en El hormiguero 3.0; representa el personaje de Carmela, una bailarina en Velvet; ha colaborado con los estilismos en el recién estrenado programa Maestros de la costura, y por supuesto no ha abandonado su pasión, el baile; “He descubierto que todo viene de la danza, son diferentes ramas […] y sí, a los 60 años seguro que seguiré bailando, aunque sea como hobby”.

Se define como una persona fuerte y muy familiar, que defiende el empoderamiento femenino “El movimiento #MeToo busca dar voz a las mujeres, tenemos que apoyarnos y aprender a decir ya está bien, sólo espero que esto no sea una moda que pase”.

Como no podía ser de otra manera, su idea de salud pasa por disfrutar del baile, reconoce que se le gusta cuidarse pero también disfrutar de la vida “Durante el embarazo engordé 24 kilos y era la más feliz del mundo, disfrutaba con los cambios de mi cuerpo […] Hace años que me descubrieron una intolerancia al gluten y otras cosas que evito, me gusta comer sano pero de vez en cuando me doy caprichos, como el viernes de pizza con mi hija. El secreto está en cuidarte siempre”