Compartir

El actor norteamericano Jim Carrey (56) ha sido absuelto en el juicio sobre la muerte de su ex-amante Cathriona White. Fallecida en septiembre de 2015, la maquilladora ingirió un alto número de medicamentos no recetados.

La conclusión se ha hecho pública después de que el juez de Carrey aportase una serie de documentos que demuestran que la familia -y marido de White, del cual no estaba divorciado– le chantajearon y amenazaron con demostrar que él fue quien le facilitó a la fallecida los fatídicos fármacos.

Según informa 'El País', Carrey afirmó al principio del proceso que no toleraría “este intento desalmado de explotarme a mí o a la mujer que amé”, añadiendo que “los problemas de Cat nacieron mucho antes de que la conociera y, tristemente, su trágico final estaba fuera del control de cualquiera”.

'The Sun' informa de que la demanda fue desestimada el 25 de enero de 2018.