Compartir

La artista californiana dormirá más a gusto sabiendo que el fan que la acosaba por todo Estados Unidos y de origen polaco. La justicia americana ha tomado la decisión después de que Katy llevaba días preocupada por la situación que vivía con Pawel Jurski, pero ahora ha sido deportado a Polonia por un delito de acoso. Según informa 'La Vanguardia' el pasado diciembre intentó subirse al escenario en un show de la cantante en Miami y tuvo que ser desalojado por la seguridad, a continuación se avisó a la policía.

El acosador estuvo en 6 shows de la cantante y en todos ellos intentó acercarse a ella con la consiguiente expulsión. El director de seguridad de Katy Perry confirmo que Pawel es el mismo hombre que escaló hasta la planta 14 del hotel Miami Beach para ver a Katy Perry. Por ello ha sido declarado culpable del delito de acoso agravado y de resistencia a las fuerzas de seguridad y ha sido condenado a ser deportado.