Compartir

La Semana de la moda en París está dando mucho de lo que hablar. Tanto positivo como negativo. La última protagonista de la misma es Bella Hadid, que añadió un protagonista inesperado al desfile que ella misma copaba. La modelo, que se ha dejado ver también muy cariñosa con Robert Pattinson, es noticia por un pequeño descuido casual, que bien le pudo suponer un disgusto.

Innstagram ha explotado. Ocurrió todo en el desfile de Alexander Vauthier. Bella Hadid era la encargada de cerrarlo y ser así la estrella final. Todos los focos de atención estaban en ella. Un vestido strapless de color negro con los hombros al descubierto y un generoso escote, la receta elegida para cerrar el menú.

Sin embargo, el hecho de llevar los hombros destapados le jugó una mala pasada. El escote se bajó unos pocos centímetros y por tanto el pecho de la modelo quedó al descubierto.

Apenas fueron segundos, pero suficientes para que la inmensa cantidad de fotógrafos que había en la sala captara la escena. La modelo no ha dicho nada al respecto. Pero a buen seguro guardará silencio ante lo que han sido gajes del oficio.