Compartir

Con el estreno del programa 'Como yo te amo' en el
canal 'Mtmad' protagonizado por Kiko y Gloria Camila, la pareja ha aprovechado para conceder una entrevista en
la que la joven hija de Ortega Cano y Rocío Jurado se sincera por completo y posa con su chico.

“Sí, yo empecé a estudiar Diseño de moda en Madrid hace dos
años, pero a mitad del curso lo dejé y me fui a Sevilla a pasar de la teoría a
la práctica. Y bueno, a día de hoy he vuelto a la universidad, empieza ahora el
curso y estoy muy ilusionada porque me encanta la moda. Nos hemos venido a
Madrid los dos a un pisito y estoy feliz. Quiero ir como una más a clase,
estudiar para tener una base y no ser una niña de papá ni de mamá y tener mis
estudios”. Así confesaba textualmente Gloria Camila su deseo por volver a
estudiar.

Tiene gran interés en que la gente deje de verla como una
chica consentida. Quiere que sepan que consigue sus logros por mérito propio.

Después de que tuviera que cerrar las dos tiendas de
moda que abrió en Sevilla, la hija de Rocío Jurado tuvo que leer titulares como “Gloria Camila fracasa
en el mundo del comercio”
. Ahora la joven se defiende diciendo que tenía solo
19 años cuando empezó, que para nada siente que haya fracasado. “Aprendí mucho,
más que muchas chicas en esa edad”, recalca con fuerza.

Kiko, la ha defendido en ese aspecto, opinando que es de
valientes ser empresaria con esa edad.

Gloria Camila confesaba que el gusto por la moda no ha comenzado ahora, le venía desde muy pequeña, cuando en fiestas privadas de sus
padres, montaba pequeños desfiles para que todos la viesen con diferentes “trapitos”. Sabía que no valía como modelo, que ella
quería ser quien diseñase esos “trapitos”.

A pesar de nacer rodeada de los vestidos de cola de su madre, hechos por grandes diseñadores, Gloria Camila asegura que no fueron su inspiración en ningún momento. De pequeña ella solo estaba atenta
al juego, el colegio y poco más. Su gran inspiración es su gusto por dibujar.
Dejando sin importancia el gran estilo de su madre.

Ahora mismo está centrada en sus estudios, pero no descarta la
idea de ser estilista o diseñadora en un futuro. Quiere dedicarse a la moda,
pero siempre por detrás, nunca delante de las cámaras.