Compartir

El príncipe Harry tenía 12 años cuando murió su madre, Lady Di. Ahora tiene 32 y en una entrevista, grabada para un documental que repasa su labor humanitaria, se sincera acerca de cómo vivió la traumática muerte de la princesa de Gales.

El príncipe asegura que se encerró en sí mismo, optó por obviar la evidencia y negar todo lo que sucedía a su alrededor: “en realidad nunca me centré en lo que había sucedido. He enterrado mucha a emoción y sentimientos. Forma parte de mi vida y realmente nunca quiero pensar en ello (…) Yo solía enterrar la cabeza en la arena y dejar que todo a mi alrededor se desgarrase en pedazos” y prosigue: “Ahora veo la vida de manera muy diferente de lo que solía hacer antes

Desde la muerte de su madre Lady Di el 31 de agosto de 1997, el príncipe Harry se ha visto envuelto en diferentes polémicas, pero desde hace varios años parece que ha logrado encontrar la estabilidad en su vida.