Compartir

Un mes después del anuncio de la separación entre Angelina Jolie y Brad Pitt, el actor ha podido reencontrarse con sus hijos. Era la primera vez que Pitt podía verlos después de que se abriera una investigación por presunto maltrato físico y verbal a sus descendientes durante un vuelo privado en el que iba toda la familia. 

El sábado pasado tuvo lugar este encuentro, al que no acudió ni Angelina Jolie ni algunos de sus hijos. En cambio, Zahara, de 11 años, y Vivienne, de 8, no querían despegarse de su progenitor en el momento de la despedida. 

Los seis hijos de la pareja vivirán junto a su madre en la mansión familiar que tienen en California. Ahora, hay que esperar a que los abogados de ambas partes deliberen y decidan cómo queda la custodia.

En el encuentro estuvo presente un monitor que controló todos los movimientos del actor y sus hijos.