Compartir

La última actuación de Marta Sánchez en el programa 'Bailando 2016', la versión argentina de 'Mira quien baila', no ha pasado desapercibida en el mundo. La cantante española ha abandonado el plató muy enfadada después de una fuerte discusión de sus bailarines en directo.

Ángel de Brito, jurado del programa, fue el encargado de sacar a relucir las rencillas de los bailarines que habían protagonizado la actuación junto a Marta Sánchez, algo que no le sentó bien a la 'diva' madrileña, quien entendía que debía conocer esos problemas personales de su equipo de baile y que, ofendida, optó por irse ante el enfado que tenía encima.

Después de tomarse un 'break' y volver al plató para recuperar el protagonismo que le habían robado los bailarines, Marta Sánchez tuvo que escuchar la deliberación del jurado, la cual tampoco le convenció y que le dejó en evidencia. “Los divos han sido ellos”, explicaba Moria Casán.

Y sí, la cosa ha debido ser grave porque Marta Sánchez no sólo abandonó ese día el programa sino que ha regresado a Madrid y ha dejado las grabaciones de 'Bailando 2016', según ha explicado el espacio 'Este es el show'.