Inicio Gente

La familia de Mario Biondo tendrá que pagar 3.000 euros a Raquel Sánchez Silva por vejaciones

Compartir

Pese a que la familia de Mario Biondo ha intentado demostrar de todas las maneras posibles, incluso publicando desagradables fotografías en Twitter, que su hijo había sido asesinado, la justicia española ha denegado la petición presentada por Giuseppe Biondo, padre del cámara, que solicitaba la reapertura del caso.

En concreto, el juez de la Audiencia Provincial de Madrid señala que «no existen indicios racionales que permitan apoyar la reapertura de la investigación». «No se puede fundamentar una acusación de alguna persona sin algún dato objetivo», apunta dicho escrito, en el que también se descarta que hubiera otras personas implicadas en su muerte y recordando que no podrá reabrirse ni en España ni en otro país de Europa.

En ese texto presentado por el tribunal regional, el juez considera que Biondo se suicidó, sin señalar si fue un accidente o una acción deliberada, algo que siempre ha rechazado la familia del exmarido de Raquel Sánchez Silva.

En los últimos tiempos, además de la publicación en Twitter de esa polémica fotografía, la familia de Mario Biondo pidió la exhumación del cadaver para ver que fue «asesinado», tal y como señalan los informes que presentaron con forenses a los que contrataron.

El caso de la muerte de Biondo queda, por tanto, cerrado pero la familia del cámara deberá abonar 3.000 euros de indemnización a Raquel Sánchez Silva por ser «autores criminalmente responsables de una falta continuada de vejaciones injustas«. Además, Santa D'Alessandro y Manuela, la hermana del fallecido, tendrán que cumplir un régimen de ocho días en arresto domiciliario.