Compartir

El hombre que inspiró la película 'El lobo de Wall Street', Dana Giacchetto, ha sido encontrado muerto a los 53 años en la cama de su departamento del Upper West Side de Manhattan, en Nueva York. El auténtico lobo de las fianzas fue la persona a la que encarnó Leonardo DiCaprio en la película de Scorsese.

El agente de bolsa de las estrellas, que así es como se le llamaba, ha aparecido fallecido con la boca llena de espuma blanca y boca arriba tras una noche llena de fiesta y excesos, que ha resultado ser la última de su vida. Giacchetto acudió al estreno de la película 'Legends of Freestyle' y después se fue a una discoteca de la calle Delancey. Las fiestas, las borracheras y el consumo de droga son precisamente las cosas que le caracterizaban en la película 'El lobo de Wall Street'. 

Al parecer, protagonizó una pelea con la seguridad del local a causa de su estado de embriaguez y algunos diarios apuntan a que estaba junto a las cantantes Lisa Lisa y Soave Martínez, además del director de la película que había visto, Steve Stanulis. 

“No paraba de gritar a la seguridad del local e, incluso, trató iniciar una pelea con ellos, hasta que consiguieron hacerle entrar en razón”, afirman algunos testigos a los diarios locales. La ex novia de Giacchetto y madre de sus dos hijos no pudo parar que el asesor financiero dejara la mala vida y aquella noche tampoco que no perdiera el control.

En 2001, Dana Giacchetto fue condenado a 57 meses de prisión por apropiación ilegal de dinero y cumplió tres años. Sin embargo, desde su salida, nunca pudo volver a reconstruir su imperio y fortuna, una vida llena de lujos y excesos que refleja bien 'El lobo de Wall Street'.