Quantcast

Mila Ximénez confiesa que cuando era pobre “no tenía ni para comer”

La vida en la isla comienza a ser cada vez más complicada para los concursantes de 'Supervivientes'. El hambre se apodera de ellos, pero para Mila Ximénez no es algo nuevo.

La colaboradora de 'Sálvame' no suele hablar sobre su vida privada pero en esta ocasión se ha confesado con sus compañeros. En 'El debate' de este domingo pudimos ver las grabaciones en las que Mila cuenta en Honduras lo mal que lo pasó en una época de su vida, cuando su hija Alba era pequeña. 

No tenía nada en el banco. Tenía todo embargado, no tenía nada para comer“, confiesa la colaboradora, quien explica además que para sobrevivir intentaba vender relojes y abrigos, algo que mantenía en secreto ante su familia. “No le dije nada a nadie durante un tiempo. Ni siquiera a mi hija Alba“.

Precisamente, Alba era la persona por la que hacía todo aquello, evitando así que fuera consciente de la situación tan precaria en la que vivían. “Nos cortaban la luz y le decía que era la 'semana salvaje', que no podíamos encender las luces“, cuenta. Por todo ello, Mila se ha vuelto una “adicta al trabajo“. 

Comentarios de Facebook