Compartir

Brad Pitt se convirtió el pasado fin de semana en el héroe de la isla de Gran Canaria. El actor, que se encuentra allí rodando su última película, 'Allied', dirigida por Robert Zemeckis, evitó una tragedia cuando una niña a la que saludaba estuvo a punto de morir aplastada por una avalancha de fans que se agolpaban sobre su posición.

Según apunta el diario 'La Provincia', Pitt se acercó, una vez finalizado el día de rodaje, a saludar a los múltiples seguidores que se agolpaban en su posición. Entre ellos se encontraba la niña, protagonista de la historia, a la cual tuvo que rescatar, con ayuda de su equipo de seguridad, para evitar que acabara engullida por el grupo de gente que quería un autógrafo o una fotografía de la estrella de Hollywood.

Una vez la pequeña fue sacada del tumulto (llegó a desmayarse, según las informaciones) tuvo que ser atendida por los servicios de emergencia que se encuentran presentes durante todos estos días en el rodaje.