Compartir

“Tengo herederos y he de mirar por su futuro”, con esta declaración y en el contexto de una entrevista con el diario 'Cinco Días' sobre el futuro de su colección en España, Carmen Thyssen, ha hablado sobre el peso de su inmensa fortuna en su vida. Tita se queja de que no llevar una vida tranquila y de tener que despachar  diario y solucionar problemas con las cuatro secretarias que velan por sus asuntos. Y así, al parecer, no tiene tiempo que dedicar a sus pasiones, la pintura o la jardinería. 

En el contexto de esa entrevista y cuando se le pregunta sobre sus intenciones de vender más cuadros de su colección como hiciera , por ejemplo, con 'La esclusa', de John Constable, por unos 28 millones de euros, la baronesa asegura que “puedo sacar y vender cualquier obra mañana mismo. Para tener liquidez y poder mantener el resto de la colección, tendría que vender. En septiembre se acaba el plazo de los seis meses (para que el Estado renegocie la colección de su propiedad), puedo posponer la decisión un mes más, si es necesario”.

Así cuando el periodista le pregunta si está enfadada, la baronesa dice sentirse “como un pájaro tonto. Procuro no sufrir, puedo tener un ataque de tristeza, pero no quiero que penetre en mi vida. Me gustaría ser más egoísta, más rencorosa…”. Y es en ese punto, cuando le interrogan por las dificultades de su vida, ella dice: “Ser rico siempre es difícil; es peor ser pobre. Conlleva una gran responsabilidad para uno mismo y las personas que dependen de ti. Yo soy rica en una colección que me genera gastos, no beneficios. Nunca he percibido nada de los dos museos. Me pago yo los billetes cuando vengo a las reuniones del patronato y demás reuniones”.